Educación Positiva

La educación tradicional ha atravesado por cambios trascendentales, actualmente conocemos que el cerebro además de ser un músculo complejo tiene una capacidad de neuroplasticidad constante y las emociones interfieren con la razón y la razón modifica la emoción.

Nuestra columna vertebral es el modelo PERMA y las fortalezas de carácter.

Desde la Educación Positiva se ha puesto énfasis en los componentes que aportan para que el niño/a y el/la adolescente, además de aprender el pensum tradicional, puedan ir encontrando y desarrollando sus fortalezas de carácter y se vayan construyendo como seres con vida plena, sana y con propósito.

Nuestra metodología se basa en los preceptos de la Psicología Positiva que estudia las bases del bienestar psicológico y de la felicidad, así como de las fortalezas y virtudes humanas, es decir aquello que hace que las personas o comunidades prosperen saludablemente y con bienestar.